¿Por qué los empleados odian su trabajo?

 

Como dice el dicho: “Los empleados no abandonan las empresas, abandonan a sus gerentes,” Si quieres ser capaz de retener a tus mejores empleados, tienes que dotarlos del mejor entorno. Los gerentes tienden a culpar de sus problemas de rotación de personal a todo bajo el sol, ignorando el quid de la cuestión: la gente no deja puestos de trabajo, dejan a los gerentes. Lo triste es que esto puede evitarse fácilmente. Todo lo que se requiere es una nueva perspectiva y un esfuerzo adicional por parte del administrador.

Las organizaciones saben lo importante que es tener empleados motivados y comprometidos, pero la mayoría no logran responsabilizar a los gerentes por hacer eso una realidad. Cuando no lo hacen, la organización sufre. Los empleados motivados son mucho más productivos, venden más y son más creativos.

Muchos factores explican las razones porque las personas buscan nuevos retos. Las empresas tienen que invertir en el desarrollo de nuevos proyectos. Abundan los desafíos para las empresas que no invierten en su desarrollo y por lo tanto pierden sus empleados. Así vemos empresas que quieren prosperar sin aumentar personal. ¿La consecuencia? Piden a los empleados a que trabajen en varios proyectos a la vez. Trabajan 45, 50, hasta 60 horas. La cuerda se estira al máximo y los empleados acaban por buscar otro trabajo menos estresante. Los empleados eligen a sus organizaciones por su reputación, las prestaciones y condiciones que ofrece, pero las abandonan cuando se decepcionan por varias razones entre ellas las falta de un buen entorno y buena supervisión ¿Por qué los empleados pierden el interés en su trabajo?¿Cómo explicar estas tensiones dentro de las organizaciones? Las razones se encuentran en las múltiples molestias, pequeñas y grandes, que el empleado siente diariamente que le dan la impresión que la empresa no se preocupa por su bienestar. Eso significará una baja en la productividad (cuando la productividad de un empleado baja un 20%, eso equivale a 30 días no trabajados por año) Los trabajadores fieles tienen un compromiso emocional. Esto significa que se quedan porque les gusta su trabajo, el equipo y el jefe. Estas personas son fieles productivas y con buena salud psicológica. No van a abandonar la organización.

Para que tus empleados con más talento no se vayan, piensa primero en cómo los tratas. Tienes que darles motivos por querer quedarse Nunca es fácil para un empleado tomar la decisión de abandonar su fuente de ingresos, pero hay varias razones que pueden empujarlo a renunciar.

He aquí por qué (a modo enunciativo mas no limitativo):

1.     Buscan Mejores Salarios

No hay nada mejor que la de congelar los salarios de tus empleados para animarlos a ver si las condiciones son mejores con tus competidores.

Para el 50% de los empleados, obtener un aumento requiere un cambio de empleador. Una compensación demasiado baja no recompensa el trabajo realizado o las habilidades adquiridas y conlleva a la desmotivación en el trabajo. ¿Te pagan mal?¿Tienes la formación y un currículum sólido y te matas trabajando, pero te rechazan todas tus solicitudes de aumento?

 

¿Has aceptado un salario inferior a tu valor real? La única respuesta en la gran mayoría de los casos es la renuncia y la búsqueda de un mejor empleo.

 

2.  Un Mal Ambiente y Unas Relaciones Tensas Con el Gerente

Para una gran mayoría de los empleados estos dos problemas son aún más importantes que el salario. Más del 50% de las renuncias son debidas a una mala relación con el gerente.

Desacuerdos con la jerarquía empujan a los empleados a abandonar su actividad, incluso cuando ellos aman su trabajo. Un entorno deficiente en el trabajo es muy importante. Nunca se deben subestimar los conflictos entre los empleados. Si surge un problema, mátalo de raíz en lugar de dejar que la situación empeore. Un ambiente de confrontación puede asegurar que los empleados van a trabajar con reticencia al principio … y renunciar más adelante.

 

3.  Una Dirigencia Asfixiante:

¿ Quieres ahogar la creatividad de tus mejores empleados? Ahogalos en procedimientos interminables y verás que se precipitan hacia la salida. ¿No te gusta tu jefe? ¿Tu jefe es arrogante y despectivo? ¿Crítica negativa y constantemente tu trabajo? ¿Toma el placer en ridiculizarte delante de tus colegas? Desafortunadamente, muchas personas que amaban su trabajo, acaban saliéndose debido a un jefe malintencionado.

 

4.  Están Sobrecargados de Trabajo.

No hay nada peor para un empleado que la sobrecarga en el trabajo. Los gerentes rara vez se resisten a la tentación de maximizar el potencial de trabajo de sus empleados más talentosos, los cuales tendrán entonces la extraña impresión de ser castigados por sus buenos resultados. Esto es contraproducente. La responsabilidad del gerente, por lo tanto, es asegurarse de que la carga de trabajo es la adecuada para el nivel del puesto y tomar las medidas oportunas si no es así. Si vas a aumentar la carga de trabajo de tus empleados más capaces, también tendrás que darles algunos incentivos extras ya que el empleado con talento no se quedará si él tiene la sensación de ahogo. Los aumentos, promociones y nuevos puestos son algunas de las prestaciones que harán aceptable para ellos el aumento en la carga de trabajo. Si no lo haces así, van a encontrar un mejor trabajo en otro lugar. Si constantemente pedimos que trabajen más tarde en la noche y que vayan a la oficina los fines de semana, pero les seguimos pagando lo mismo, no es de extrañar que con el tiempo van a odiar su trabajo y renunciar. Al sobrecargar de trabajo a tus empleados, te encontrarás rápidamente con dos problemas: los mejores empleados se te fueron y los que se quedan tendrán que invertir parte de su tiempo a entrenar a los nuevos reclutas. La pérdida de productividad que resulta es enorme. Se ha comprobado extensamente que trabajar más allá de las 50 horas disminuye dramáticamente la productividad de los empleados.

 

5.  La Inseguridad

Muy pocos empleados son leales cuando la empresa está a punto de cerrar sus operaciones. Si sienten inseguridad en el aire, preferirán planificar su propia transición de manera tranquila en lugar de ser víctimas de un despido repentino.

 

 

  1. La Empresa No Respeta Sus Compromisos El prometer te puede colocar en una situación delicada: o bien hace a la gente muy feliz, o se irán de la Si respetas tus compromisos y muestras que eres digno de confianza (dos cualidades fundamentales en tu puesto), te ganarás el respeto y la simpatía de tus empleados. Pero cuidado si fallas en tus obligaciones, ya que apareces hipócrita, insensible e irrespetuoso. Si el jefe no cumple sus promesas, ¿por qué los empleados lo deben de hacer?

 

7.  La falta de Reconocimiento

A menudo subestimamos la importancia de un pequeño cumplido, especialmente para los empleados más competentes, que suelen ser los más motivados. No solamente el salario es importante. Para algunos empleados, el reconocimiento tiene la misma trascendencia, y el no reconocerlo puede ser el peor error que un gerente pueda cometer. A todos nos gusta ser felicitados, pero esto es especialmente cierto cuando hemos trabajado duro y hemos dado lo mejor de nosotros mismos. Los gerentes deben comunicarse con sus empleados para averiguar lo que más les gusta (para algunos será un aumento de sueldo, para otros, un reconocimiento público). Así ellos serán capaces de recompensar adecuadamente cuando los empleados se lo han ganado. Hay gerentes que creen que el mercado laboral no es el lugar para echar piropos. Sin embargo, muchos empleados son mucho más productivos y eficientes cuando sienten que su trabajo es apreciado. Por supuesto, la alabanza excesiva, es tan dañina como la ausencia de reconocimiento, pero un pequeño signo de gratitud es muy positivo para la compañía. Es muy fácil subestimar la importancia de una palmadita en la espalda, pero no te olvides que a todo el mundo le gusta ser elogiado, especialmente aquellos que trabajan duro y dan todo de sí. Al igual que en una relación de pareja, un empleado que no se siente valorado, o al menos apreciado en su justo valor, puede más fácilmente ser tentado en buscar trabajo en otra parte.

 

8.  La Falta de Motivación

Durante sus primeros meses de trabajo la mayoría de los empleados está altamente motivada.

¿Lo está todavía? Para evitar sorpresas desagradables, es probable que sea hora de tener una buena conversación con ellos.

 

 

9.  La Empresa Contrata y Promueve a Malos Elementos

Los mejores empleados, aquellos que trabajan duro, quieren trabajar con profesionales que tienen la misma visión del trabajo Cuando los gerentes no hacen el esfuerzo de contratar a las personas adecuadas, estos empleados se sienten altamente desmotivados. Es aún peor si reclutamos malos empleados. No hay mayor insulto que trabajar día y la noche en un proyecto y ver que el empleado que se mantuvo con las manos en los bolsillos reciba una promoción.

Una promoción dada a la persona equivocada es doblemente perjudicial. No sólo asegura que el nuevo gerente será percibido de forma continua como un irritante, pero los que creen merecer la promoción en cuestión pueden verse tentados a ver si lo alcanzan en otro lugar. No es de extrañar, entonces, que la mejor gente busque trabajar en otro lugar.

 

 

10.  Falta de interés hacia los empleados

Más del 50% de las renuncias se deben a una mala relación con un superior. Las mejores empresas se preocupan que sus gerentes encuentren el equilibrio adecuado entre el profesionalismo y lo relacional, celebrando de los éxitos, mostrando compasión en tiempos difíciles o pidiendo mucho de sus subordinados, incluso cuando es difícil.Si quiere conservar a sus empleados, el empleador debe proporcionar su reconocimiento y debe estar disponible para escuchar y saber premiar el buen trabajo.Eso también requiere el cumplimiento de los compromisos. Los jefes que carecen de interés por sus empleados tienen alta rotación de personal porque no se puede trabajar más de ocho horas al día para alguien que no está involucrado personalmente y que solo se preocupa por la productividad. La mayoría de los empleados no son capaces de suministrar esfuerzo si su gerente no está haciendo lo mismo.

 

11.  El Deseo de Cambiar de Lugar de Residencia

La movilidad es un verdadero motivo de la renuncia de un empleado. Si el desea profundizar o adquirir nuevas habilidades, adaptarse a un nuevo entorno cultural y de negocios y la empresa no le proporciona estas oportunidades, el va a considerar renunciar. La generación de los Milenios sobre todo, está en la búsqueda de nuevos desafíos, incluso de cambiar por completo la profesión o el sector de la industria. Hay otras razones que pueden empujar a los empleados a abandonar su empresa, por lo que la comunicación es importantísima.

 

12.  No Hay Oportunidades de Progresar

Las oportunidades de promoción vienen a la vanguardia entre las preocupaciones de los graduados universitarios de los últimos años. Estos ciertamente no son todos los empleados que sueñan con ser promovidos, pero los interesados deben entender lo que se requiere para subir el escalafón.

 

 

13.  La Empresa No Ayuda a los Empleados a Vivir Sus Pasiones

Un empleado con talento es por lo regular un empleado apasionado. Permitirle vivir sus pasiones aumenta su nivel de satisfacción. Sin embargo, muchos gerentes temen que esto reducirá la productividad. Por lo tanto, prefieren que todo el mundo trabaje en un marco limitado y bien definido. Están equivocados: se ha demostrado que cuando las personas pueden ejercer sus pasiones en el trabajo, entran en una inmersión de euforia, un estado de ánimo cinco veces más productivo que la norma.

 

14.  La Falta de Lazos Sociales

Cuanto mayor sea la rotación, menos los empleados tienen tiempo para establecer contactos con colegas y menos estos enlaces los mantienen en su entorno de trabajo. Al no sentir ningún lazo que los ate al grupo, el empleado no tendrá ningún obstáculo para buscar otra atmósfera de trabajo.

 

 

15.  El Supervisor es Incompetente

Ya sea que no tiene la capacidad o las habilidades interpersonales necesarias para llenar ese tipo de puesto, o que prefiere delegar constantemente su trabajo en vez de hacerlo él mismo, nunca es fácil trabajar con un jefe que es menos competente que nosotros mismos.

A veces nos preguntamos cómo llegaron a esa posición de autoridad, pero a veces los empleados deben consecuentar a un jefe que simplemente no tiene la capacidad.

Este ambiente enfermizo es el que empuja a muchos excelentes empleados a abandonar la empresa para buscar nuevos horizontes.

 

16.  Los Compañeros de Equipo Los Oprimen

Cuando sus compañeros conspiran en contra de ti y tienes que cuidar constantemente tu espalda por temor a que te planten una puñalada trapera , no hay mucho más que hacer que hablar con tu supervisor y si la situación no se resuelve, pasar a otra etapa de tu vida y tu carrera.

 

17.  Los Gerentes no Empujan a las Personas Más Allá de Sus Límites.

Los mejores jefes son los que empujan a sus empleados a hacer lo imposible. En lugar de establecer objetivos alcanzables fácilmente, imponen objetivos ambiciosos que requieren de sus empleados salirse fuera de su zona de confort, y hacen todo lo posible para ayudarles a cumplir la misión dada. A los individuos inteligentes y competentes no les gusta que se les limite a tareas fáciles o aburridas, y buscaran empleo que requerirá de ellos el sobresalir.

 

18.  Los Gerentes No Ayudan a los Empleados a Desarrollar Sus Habilidades

Trata de hablar con un gerente acerca de su falta de atención para con sus subordinados. Él o ella va a esgrimir grandes palabras como “confianza”, “independencia” y “responsabilidad”.

Esto no hace absolutamente ningún sentido. Incluso los empleados más talentosos deben ser dirigidos. Un buen gerente debe prestarles atención, escucharlos y hablarles de sus rendimientos. Por el contrario, a menudo sucede que los empleados se aburren en su trabajo. A ellos les gustan los empleadores que hacen que sobrepasen sus límites y alcancen metas ambiciosas. Si se aburren, si las tareas son sin valor, pierden la motivación poco a poco.

Prefieren entonces optar por unirse a una empresa en la que puedan hacer pleno uso de sus capacidades. Nadie quiere estancarse en su carrera. Para muchos, el reto es más importante que la paga. Nunca debemos dejar de dirigir a los empleados, para encontrar áreas donde desarrollar sus talentos y conocimientos. Los más competentes requieren de retroalimentación (más que sus colegas menos dotados), y te toca a ti dársela . Si fallas, se aburriran (en el mejor de los casos) o van a descansar en sus laureles.

 

19.  El Puesto no Está a la Altura de Sus Habilidades

En épocas de crisis hay mucha gente que, estando cansada de buscar en vano un trabajo, finalmente acepta uno para el que está sobrecalificada. Cuando se elige la seguridad o el dinero en lugar de la pasión y el sobreprecio, se termina tarde o temprano por aburrirse y acaba uno buscando un nuevo empleo.

 

 

20.  Incapaz de Obtener Ayuda

Ya sea porque las tareas respectivas de cada uno de los empleados no están bien definidas, o que los empleadores no tienen una estrategia en relación al entrenamiento, o que empleados simplemente no tienen margen de error, nadie puede ser feliz en una empresa donde es imposible seguir aprendiendo y desarrollarse, y donde todo el mundo está siempre demasiado ocupado para ayudar a los que están en necesidad de un mejor desempeño. La renuncia es la única opción viable ante esta situación.

 

 

 

21.  Falta de Desafío

Para los empleados que prosperan bajo presión, los primeros meses en un nuevo negocio están llenos de desafíos. Desafortunadamente para ellos, la falta de nuevos retos es siempre sinónimo del establecimiento de una rutina y una sensación desagradable de estancamiento. No hay oportunidad para el avance Incluso si te gusta tu trabajo, es normal que se quiera avanzar en la empresa. Si escuchas con regularidad que te tienes que esperar para obtener una mejor posición de la que ahora ocupas y que no te hace feliz, ¡ es hora de moverse! Es obvio que cuanto más arriba en la empresa, más las oportunidades de progreso son raras, y esto es lo que asegura que los empleados comiencen a buscar nuevas oportunidades fuera de la empresa.

 

22.    No Desafían a la Gente Intelectualmente.

Los empleados más competentes constantemente quieren mejorar el mundo que les rodea. Si no les permites transformar su entorno, ya que favorece tu comodidad y prefieres dejar las cosas como están, estarán eventualmente disgustados con su posición. Frenar su deseo de creatividad no sólo es malo para ellos sino también para tu empresa. Grandes jefes desafían a sus empleados a lograr cosas que parecen inconcebibles al principio. En lugar de establecer objetivos mundanos, incrementales, establecen objetivos elevados que empujan a la gente fuera de sus zonas de confort. Entonces, los buenos gerentes hacen todo en su poder para ayudarles a tener éxito. Cuando personas talentosas e inteligentes se encuentran haciendo cosas que son demasiado fáciles o aburridas, buscan otros trabajos que desafiarán a su intelecto.

 

23.  El Empleado no Tiene Acceso a una Vida Personal

Los jefes que consideran a sus empleados como números no tienen ninguna consideración por su privacidad. ¿Si tu hijo está enfermo y hay que conseguir que el hospital lo admita, pero tu jefe no mueve un dedo? Pues bien, este trabajo no vale la pena que sacrifiques lo más preciado. ¡Buscate otro!

 

24. Dificultades Para Equilibrar Trabajo y Familia

Otros factores que varían con el tiempo son las nuevas condiciones de vida de los propios empleados. Mientras que la mayoría eran jóvenes solteros cuando fueron contratados, tal vez

 

ya han formado una familia. Por lo tanto tienen diferentes necesidades que necesitas considerar..

 

25.  Demasiados Tramites

Un irritante importante de las grandes empresas, los procedimientos y la burocracia puede ser un factor convincente para que un empleado busque un patrón de trabajo con más autonomía.

 

26.  Tú

¡ Sí ! Tú, el empleador que lees estas líneas. A menudo los gerentes como tu son la principal causa de insatisfacción entre los empleados. ¿Por qué? Porque incluso si ellos tienen buenas ideas, todas las decisiones las tomas tú. ¿No deberías consultar a tus subalternos más a menudo? El hacer esta pregunta es contestarla …

 

 

Encuesta entre empleados bancarios

Una encuesta entre empleados de tres importantes empresas financieras líderes arrojó los siguientes resultados por los que a dichos empleados no les gustaba trabajar en ellas:

 

  • Estás explotado, con exceso de trabajo y mal pagado
  • Tienes una carga de trabajo cada vez mayor, con cada vez menos recursos para ejecutar el
  • Estás agotado, con alargamiento de los horarios y con reuniones larguísimas
  • Hay un exceso de burocracia, con una plétora de procesos que a veces frenan la innovación.
  • No les caes bien a otras personas y las opiniones externas no son aceptadas en la cultura y los valores de la
  • No hay muchas mujeres por encima de tí, No hay suficientes mujeres en puestos de dirección.
  • El estrés, las altas expectativas, equilibro entre el trabajo y la vida “
  • No todo funciona como un reloj, A veces el proceso para proyectos puede ser
  • No hay lugar para relajarse
  • No hay lugar para la mediocridad:Las expectativas son altas – el trabajo es

 

¿Qué Hacer Para Remediar el Descontento?

La retirada es un plaga que es costosa para la empresa. Para remediar esto, las empresas tienen que reducir los focos de infección. Para ello, es necesario conciliar los intereses individuales y los intereses colectivos en la empresa y fomentar el diálogo social productivo. Es obligación del gerente dar significado al trabajo de su equipo e integrarlo en una perspectiva a largo plazo. Deberá facilitar y agilizar la información en todos los niveles de la organización, por medio de reuniones informales entre los subalternos directos y reuniones del equipo. Para fomentar un mejor diálogo social, las empresas también deben poner poner en práctica una política de relaciones sociales en un espíritu de asociación que permita el advenimiento de un clima social de confianza favorable a la participación e involucramiento de los trabajadores .

 

Hay varios factores que explican las razones que motivan a las personas a buscar nuevos retos: Existen áreas tales como la contabilidad y las finanzas que tienen mucha demanda.Por otra parte, los empleadores, frente a retrasos en la producción inevitables, se olvidan de una cosa esencial: invertir en la organización o el desarrollo de proyectos tecnológicos. Abundan los problemas para las empresas que no invierten en su desarrollo y por lo tanto pierden sus empleados,

Un instrumento útil para la realización de esta tareas es el método de la encuesta constante entre los empleados y cuadros operativos de las empresas.Clarity Wave® tiene un sistema de investigación y análisis de datos con un software privativo y patentado que lo coloca a la vanguardia, y permitirá que tu empresa conozca cuál es la problemática que afecta a tus empleados y cuadros gerenciales.Contactanos en………(etc.etc)