Sin duda, uno de los elementos más perjudiciales para la existencia de un buen clima laboral empresarial es la existencia de “malos jefes”. El mal ambiente y clima laboral que crean se refleja a la larga en la productividad.

Los malos jefes no sólo enrarecen el ambiente laboral sino que también desmotivan a los empleados, y ese desinterés repercute directamente en la empresa.

Nadie piensa que ser jefe sea fácil. Al ser un cargo más visible, es más difícil mantener la excelencia al 100%. Pero el cargo de jefe no sólo implica un poder mayor, sino sobre todo, mayor responsabilidad.

Un mal jefe lo puede ser cualquiera. Dependerá de uno mismo decidir si su objetivo es que la empresa aumente su productividad a través de un clima laboral favorable y tener empleados más contentos o bien, dedicarse a fustigarlos en lugar de remar con ellos en la misma dirección.

Los malos gerentes provocan la fuga de talentos mientras que por el contrario, un jefe implicado y proactivo logra crear un clima laboral idóneo para la competitividad de su empresa. Los jefes han de tener muy claro que, si debido a su actuación inadecuada e injusta con sus empleados, la empresa no obtiene los rendimientos esperados, tendrá muchas posibilidades de ser despedido.

Los líderes negativos cada vez son más repudiados por las empresas que los ven como elementos que causan mala rentabilidad y crean desprestigio a la compañía.

Estos son los 10 errores más habituales de los malos gerentes:

1. Abuso verbal

Se manifiesta de diversas formas: utilizando el tono sarcástico, desaprobador o acusador, no empatizando con los problemas personales de los trabajadores a su cargo, o interrumpiendo, ignorando, o humillando en público o en privado.

2. Incumplir las promesas

Hay directivos que en ciertas situaciones intentan convencer a sus empleados con la promesa de incentivos que nunca llegan: falsos ascensos, aumentos de sueldos, etc.

3. Descargar la ira en lugar de buscar soluciones

Ciertamente, a veces los jefes soportan grandes presiones. Pero la situación se agrava si en lugar de enmendar el desempeño de un subordinado mostrándole como mejorar o aprender, descarga en él toda su ira por los errores cometidos tan sólo conseguirás aumentar su nerviosismo y por tanto, su ineficiencia.

4. No felicitar por un buen desempeño

La falta de valoración personal es uno de los principales motivos de queja de los asalariados. La soberbia de muchos jefes les impide valorar los logros de sus empleados y sólo encuentran tiempo para recriminar los errores.

5. Incongruencias

Las reglas y valores de la empresa afectan a todos, incluídos los propios jefes. Un caso habitual es el de los gerentes imponen unas reglas y procedimientos a los empleados pero que ellos no se aplican, ni aunque ellos mismos las hayan establecido.

6. Boicotear al equipo

Los celos son malos compañeros de trabajo. A menudo el boicot hacia el trabajo de sus subordinados esconde un problema de inseguridad.

7. Ser pesimista

Si el responsable del negocio tiene una visión pesimista, todo se va al garete. No es posible motivar y promover un ambiente laboral eficiente si el propio responsable no cree en ella.

8. No tener un objetivo claro

A veces el alto nivel de concentración en diseñar o supervisar las tareas hace que se acabe desenfocando y desviando el objetivo final.

9. No conocer las motivaciones del equipo

Cada persona que forma parte del equipo tiene unas necesidades y objetivos concretos, que son su motor y motivación. Conocer estos requerimientos ayudará a conseguir más fácilmente el fin común.

10. Ser demasiado blando.

Tan perjudicial como el exceso de dureza es no saber transmitir fuerza y exigir resultados a los empleados.

 

 

Los empleados felices son el motor básico para aumentar la productividad. Existen estrategias para mejorar el clima organizacional de su empresa que le permitirán obtener los buenos resultados que espera con mayor facilidad. En Clarity Wave tenemos las claves para que su empresa ahorre costos y aumente sus beneficios mostrándole cómo tener empleados más productivos. Para ello realizamos un profundo diagnóstico del clima laboral que permitirán a su empresa mejorar el ambiente laboral y la productividad.

 

Lo invitamos a conocer EPIC™, el nuevo sistema 100% en español de medición y mejora de Clima Laboral.

Haga clic en la imagen de abajo para agendar una demostración personalizada de este revolucionario sistema.

EPIC™ Employee Perceived Image of the Company

Haga Clic aquí para programar una demostración.